WiFi gratis

Desde hace unos años venimos viendo compañias que ofrecen servicio de WiFi gratis en establecimientos, instituciones, puntos de interes o incluso transportes públicos. ¿Cuál es el secreto detrás de esta oferta aparentemente desinteresada?

wifi gratis

¿Cómo se puede dar WiFi gratis?

Nada es gratis en esta vida. Si bien es cierto que uno puede poner en su casa o negocio una red WiFi abierta para que la use quien quiera, hablamos de despliegues a mayor escala. Cubrir una red de transporte o una ciudad entera no es una tarea trivial e implica varias complicaciones técnicas.

Analicemos las diferentes modalidades de oferta de WiFi gratis existentes en la actualidad, de menor a mayor escala

WiFi gratis en negocios particulares

Para ofrecer WiFi gratuito en un negocio pequeño, el propietario suele optar por dos opciones:

Dejar abierta la red sin contraseña.

Esta opción es una de las más utilizadas en negocios en la que hay pocas personas atendiendo y estar proporcionando la contraseña contínuamente puede ser un incordio. Tiene la pega de que los vecinos de alrededor del local pueden convertirse en parásitos y estar todo el día colgados de esa conexión gratuita, saturándola o haciendo cosas inapropiadas desde ella.

Proporcionar la contraseña a sus clientes

Esta opción suele ser más común (por mi experiencia) en locales de hostelería y hoteles con WiFi gratuito, donde los clientes acuden de forma esporádica.

WiFi gratis en negocios con varias sucursales

En este tipo de negocios solemos encontrarnos con tres opciones:

Red WiFi sin contraseña

En el menor número de ocasiones, generalmente por no disponer de un departamento de IT o no querer gastar tiempo en formar al personal en el manejo de contraseñas, etc, puede darse el caso de que todos los establecimientos de la cadena dispongan de acceso WiFi gratis para sus clientes sin necesidad de contraseña. Estos son los casos menos extendidos y demuestran cierta falta de interés por este servicio añadido.

Red WiFi con contraseña

Hay locales que disponen de la misma (o diferente) contraseña para el acceso a internet. Cada sucursal proporciona a sus clientes esta contraseña mediante un cartel informativo o a través de sus empleados que trabajan de cara al cliente. Esta modalidad presenta el problema de que un cliente, pidiendose una consumición de precio mínimo puede tener ocupada una mesa durante toda la tarde, lo que disminuye enormemente la rotación en los locales e impacta directamente en las ventas. Hay establecimientos que han optado por suprimir el WiFi para evitar este problema.

Red WiFi sin contraseña con portal cautivo.

Esta es la opción más habitual en establecimientos con una presencia importante y varias sucursales. La red WiFi está abierta y mediante el ticket de compra/consumición nos proporcionan un usuario temporal o contraseña que nos da acceso a X tiempo de conexión a internet. Este código se introduce en una web que captura el tráfico a internet. Una vez se verifica que el código es válido y está vigente (no ha sido consumido previamente) se proporciona acceso a ese dispositivo en concreto durante X tiempo. Se trata de utilizar el WiFi como un elemento que atraiga al local a gente interesada en disponer de conexion a internet mientras realiza una consumición. El problema del grupo de gente que se conecta toda la tarde habiendo consumido un café o un agua desaparece al estár regulado el tiempo de conexion en base a una consumición hecha y pagada. «Si quieres otra media hora de WiFi, te pagas otro café»

WiFi gratis en medios de transporte

Muy comentado últimamente a raíz del escándalo de GoWex, el WiFi en los medios de transporte presenta dos problemas añadidos a la ecuación anterior. La movilidad de los clientes y la cobertura desigual en las diferentes zonas de la ciudad.

Normalmente las redes WiFi en transporte público están reguladas mediante una contraseña, como es el caso de líneas de autobuses (ALSA) o mediante portales cautivos, como era el caso de GoWex. Su funcionamiento queda fuera del alcance de esta sección del post. Básicamente se necesita un servicio web que proporcione los portales cautivos, una base de datos de usuarios y un radius que realice la autenticación y el accounting.

El problema de la movilidad para el WiFi gratis en los medios de transporte

Cuando uno tiene un punto de acceso estático, suele estar conectado por cable a un router que proporciona el acceso a internet mediante una red cableada, ya sea de par de cobre, coaxial o fibra óptica. En la mayoría de ocasiones, de hecho, es el propio router el que hace de punto de acceso WiFi. En el caso de los medios de transporte, este escenario cambia, ya que no hay un cable que proporcione el acceso a Internet al punto de acceso. La solución habitual en estos casos pasa por la instalación de un módem 3G en cada uno de los vehículos dotados con el servicio WiFi gratis. Estos módems 3G son los que proporcionan el acceso a Internet conforme el vehículo se mueve. Un punto de acceso WiFi conectado a este módem 3G es la pasarela para los viajeros, de forma que la conexión quedaría de la siguiente forma:

Dispositivo WiFi viajero > Punto de acceso WiFi vehículo > Módem 3G > Pasarela / Proxy compañía prestararia de servicio WiFi gratis

En la pasarela de la compañía es donde se colocaría el portal cautivo que entraría a funcionar si se detecta que «Dispositivo WiFi viajero» no se ha autenticado para utilizar el servicio. Si se ha autenticado, ya no se le muestra el portal cautivo y prosigue la navegación por internet de forma normal.

El problema de la cobertura para el WiFi gratis en los medios de transporte

Este problema tiene peor solución. Las rutas de los medios de transporte de superficie no siempre están planeadas para pasar por zonas de máxima cobertura. A veces pasan por túneles o zonas con baja densidad de población donde las compañías telefónicas han desestimado instalar una cobertura de datos. En estos casos la única opción por parte de la compañía de transportes es intentar llegar a un acuerdo con una operadora telefónica para que de cobertura a las zonas «ciegas» o intentar colocar ellos mismos repetidores 3G que suplan las carencias de cobertura de los operadores móviles.

Si se trata de un medio de transporte subterráneo como el Metro, el problema es similar. Normalmente las operadoras instalan repetidores en la mayoría de tramos más populares de las redes de suburbano. Sin embargo, en las zonas en las que no hay esta cobertura, la compañía de transportes solo puede volver a plantearse las soluciones comentadas anteriormente, instalar repetidores ellos mismos, o proporcionar acceso WiFi.

El problema de instalar WiFi gratis en el Metro

El gran problema del WiFi tradicional es que no tiene un cambio de punto de acceso transparente. En medios de transporte tradicionales que se mueven a 50-80 km/h, solo permaneces unos pocos segundos asociado a un punto de acceso cuando te has alejado suficiente para perder la cobertura. Ahí comienza entonces de nuevo la búsqueda de otro punto de acceso que nos proporcione una señal mas fuerte y en teoría mejor conectividad. Volvemos a lo mismo, cuando el dispositivo lo ha encontrado y se ha asociado, obteniendo acceso y dirección IP, ya estás alejándote del mismo y vuelta a empezar.

En teoría esto se va a solucionar con revisiones del protocolo WiFi que permiten el denominado handover, que permite a varios puntos de acceso pasarse los clientes de forma más transparente sin forzar una reconexión tan larga.

Veremos en que queda el asunto.

¿Cómo sale rentable el WiFi gratis?

La monetización del WiFi gratuito tiene 3 caras

Atraer a clientes a tu establecimiento por el valor añadido

Esta forma no necesita mucha explicación.

Mostrar publicidad en forma de vídeos o banners

Hay sistemas de WiFi gratis que te obligan a ver un video promocional antes de conectarte. A cambio te dan X tiempo de acceso a Internet. Si ves otro anuncio, más anuncios. Es lo que suele denominarse Free Trial o Sponsored WiFi. En sistemas más desarrollados, en los que la navegación se realiza siempre via proxy, pueden redirigirte de forma periódica a una página en la que visualizas anuncios que proporcionan ingresos al prestatario del servicio.

Acuerdos con corporaciones o instutuciones

Una empresa llega a un acuerdo con una empresa o una institución mediante el cual pone al servicio de la segunda su conocimiento de las tecnologías y saber hacer para realizar la instalación y ofrecer / mantener el servicio de acceso a internet mediante WiFi gratuito. A cambio de este servicio, la empresa contratante que ofrece el WiFi gratis a sus clientes paga una cuota mensual recurrente. El negocio / consistorio subvenciona el acceso a internet a sus clientes / ciudadanos.

Acuerdos con empresas de telecomunicaciones

Mediante el denominado WiFi Offloading, muchas compañías consiguen aliviar el tráfico de datos de su infraestructura móvil reencaminando parte de esos datos mediante redes cableadas que ofrecen acceso WiFi. Es el caso de Fon, que ofrece estos servicios a empresas de telecomunicaciones como British Telecom en Reino Unido, Belgacom en Bélgica, SFR en Francia, Netia en Polonia, KPN en Holanda, Softbank en Japón y unas cuantas más que no citaré para no extenderme en este punto. Este servicio no es un WiFi gratis puramente dicho, ya que suele restringirse a los clientes de la operadora que realiza el acuerdo con la compañía que presta el servicio de portales cautivos y autenticación.

Las compañías, a cambio del ahorro de costes que les supone no saturar sus antenas e infraestructura de datos móviles (sale muy caro agregar capacidad a las redes móviles) pagan una cantidad mensual al prestatario del servicio de WiFi gratis, que se encarga de la gestión de usuarios, portales cautivos, etc.

El prestatario del servicio de WiFi gratis también puede vender pases de acceso a los no-clientes de las operadoras, con las que comparte a porcentaje el dinero ingresado por los pases.