Toca cambiar el coche. El Mazda 3 sigue funcionando estupendamente, pero el otro que hay en la familia (Opel Astra 1.7 CDTi) ya pide jubilación. La duda es la siguiente. ¿Compramos un coche eléctrico o uno híbrido?

Ventajas e inconvenientes de un híbrido enchufable

Después de mucho investigar, leer, comparar en foros, youtube, prensa especializada, consultar con usuarios, te dejo la información que he ido recabando.

Hay una cosa que leo mucho de la gente detractora del vehículo eléctrico, y es que se repite por todas partes que la luz no para de subir. La verdad es que la luz en los últimos dos años ha ido bajando. Lo que debe de bajar son los impuestos, términos fijos de potencia, etc.

Lo que no parará de subir es el petróleo, que sólo ha bajado durante unos meses por la pandemia COVID y en Marzo 2021 vuelve a estar en 1.33€/litro.

Otra cosa que tiene que bajar entre un 30 y un 50% es el coste de las baterías, y eso solo se verá de aquí a unos 3-5 años. Ahora mismo comprarse un híbrido enchufable tiene un sobrecoste de entre unos cuatro mil € a igualdad de equipamiento y motor de combustión.

Ventajas de híbridos enchufables

  • 0% de impuesto de matriculación (2021)
  • Rango de 40-50km en modo eléctrico puro. Los valores que ofrecen hay que reducirlos un 20% si vamos a hacer conducción en autovía.
  • Las baterías, al tener poca capacidad, forzosamente se cargan en pocas horas usando cargadores de poca potencia.
  • Puedes aparcar en zona azul sin pagar (2021)
  • Permite realizar viajes largos sin preocuparse por cargadores. Puedes seguir repostando en gasolineras y disfrutar de un coche de combustión hasta que vuelvas a cargar la batería.
  • La batería puedes recargarla con las retenciones del motor y regeneración en frenadas.

Desventajas de los híbridos enchufables

  • Necesitas cargador de coche eléctrico en casa y preferiblemente en el trabajo si lo usas para ir a trabajar y los dos trayectos (ida y vuelta) suman más de 40km.
  • Estos 40-50km de autonomía obligan a que la batería vaya de 0% a 100% casi a diario, en ocasiones dos veces cada día. Esto se aleja de la recomendación de mantenerlas entre el 20%-80% de los fabricantes.
  • En cuanto la batería se empieza a degradar empiezas a perder autonomía que notas a diario. No hay tanto «margen para perder» cuando la autonomía es de 40km.
  • Sigues llevando un motor de combustión que consume gasolina, que no parará de subir.
  • Los motores de combustión no serán tan atractivos para la compra de segunda mano cuando quieras vender el coche, ya que acabarán teniendo desventajas fiscales.
  • Llevas dos tecnologías muy diferentes. El coche tiene más componentes. Las revisiones incluyen elementos de ambas tecnologías y los fallos pueden salir por ambos sistemas.

Mi primera opción era un híbrido enchufable, pero creo que tras 5 años de maltrato a las baterías (dos cargas completas de 0 a 100 cada día) podrían estar muy degradadas para poder venderlo porque no tendría una autonomía decente. Además, he tenido la posibilidad de instalar un punto de recarga en mi garaje comunitario a un precio muy ventajoso (aparato e instalación).

Los números del híbrido enchufable, sobre el papel, son aplastantemente buenos. En el papel, insisto, puedes ahorrarte entre 100 y 200 euros mensuales de combustible si trabajas a menos de 15km de casa y tienes un punto de recarga en tu garaje.

Yo tampoco hago muchos viajes. Los únicos que hago son para ir a ver a mis padres desde Madrid a Asturias y en ese camino puedo permitirme parar una horita a recargar, puedo vivir con ese contratiempo.

Ventajas del coche eléctrico

Lo primero, hay que dejar claro que el coche eléctrico cobra sentido cuando puedes recargar en casa usando una tarifa barata de luz, en mi caso una tarifa supervalle. Como se paga a precio de coste, es variable, pero la media es de 5 céntimos de euro el kWh entre la 1 y las 7 de la mañana.

  • Conducción silenciosa.
  • Saber que no vas echando humo a todas partes. El humo provoca cancer, alergias y un montón de cosas más.
  • Coste bajo por km cuando recargas en casa.
  • Acceso a carril VAO cuando vas conduciendo solo.
  • No pagas impuesto de matriculación (2021).
  • No pagas por aparcar en zona de estacionamiento regulado (2021).
  • Reducción en el ITVM (numerito).
  • Revisiones cada más tiempo y menos costosas.
  • Menos piezas y posibilidad de averías.
  • Ayudas del gobierno (Plan MOVES)

Inconvenientes de un coche eléctrico

  • Su precio. Un 15-20% del coste del coche eléctrico son las baterías. Mientras no bajen de precio, el coche eléctrico será inevitablemente caro. Han bajado mucho, pero un coche eléctrico con un rango de 500km no se puede encontrar por menos de 50 mil € (2021).
  • Plan MOVES. ¿Pero esto no era una ventaja? Si, y un inconveniente, porque a fecha 2021 el plan no está nada bien planteado. No es un descuento en la compra sino que te lo pagan a posteriori. He visto casos que llevan 9 meses de retraso en el pago. Además esa ayuda hay que declararla en la declaración de la renta del año siguiente.
  • Hay pocos puntos de recarga. De estos, bastantes de velocidad lenta, otros que no funcionan. Hay otros absurdamente caros (0.79€ por kWh).
  • Llega un punto en el que no hay horas suficientes en la noche para cargar con un cargador monofásico de 32A si haces más de un número de km a diario. Este número, cargando en casa a 7.4kW es de unos 350km diarios, pero si cargas a 3.6kW, se queda reducido a 170km.
  • Tienes que planear las rutas con antelación.
  • No me gusta obligarme a parar a tomar un café y comer un bocata si es el coche el que tiene hambre y no yo. Es un argumento muy usado por los defensores del coche eléctrico. Me gusta parar cuando a mi me apetezca parar.
  • Los coches eléctricos tienden a tener mucha más potencia que los de combustión y mucha gente no capacitada acabará teniendo o causando accidentes.
  • Los coches japoneses necesitan un conector diferente a los europeos / americanos. Si tienes un cargador de coche europeo, tendras que comprar otro si cambias a un coche japonés en el futuro.
  • Si se te avería, no puede llegar el señor de la asistencia en carretera y repararlo. En muchos casos, ni siquiera en el taller del concesionario sabrán que hacer.
  • Las primeras generaciones de vehículos eléctricos de las marcas tradicionales están mostrando problemas que causan llamadas a revisión de decenas de miles de coches de primera generación. Todas las marcas tradicionales estan teniendo problemas de «novatos» en sus primeras generaciones de eléctricos puros.

La realidad del coche eléctrico

Yo voy a comprarme un coche eléctrico ya. Eso es un hecho. Tengo mis placas solares, he instalado el sistema de climatización más eficiente posible. El siguiente paso lógico es ir a por el coche eléctrico. Sin embargo, tengo una serie de conceptos muy claros y presentes.

  • El coche eléctrico sale bastante más caro. El coche eléctrico bajará de precio entre un 30% y un 50% en los próximos 5-10 años. Lamentablemente no puedo retrasar la compra tanto tiempo y no quiero comprarme un coche de combustión. Simplemente quiero dar el salto.
  • El coche eléctrico te limita en tus viajes. Hay mucho youtuber y electropredicador diciendo lo contrario. La realidad es que tus viajes se alargan un 20% en tiempo en cuanto pisas autovía y quieres ir a 500km de distancia. Un viaje Madrid – Oviedo pasa de ser 4 horas y poco a 5 horas y poco.
  • El coche eléctrico te limita cuando tienes un imprevisto. No vas a poder cargar rápidamente el coche en cualquier estación de servicio de las que hay cada 30km. Eso genera lo que se denomina la ansiedad por la autonomía. Si tienes que hacer un desplazamiento imprevisto en plena noche, por ejemplo, vas a tener que dedicar un rato a ver tu autonomía disponible y buscar en ruta tus opciones de recarga posibles.
  • El frío limita la autonomía del coche eléctrico. El frío reduce mucho la autonomía de las baterías. Calentar el habitáculo del coche cuando hace frío fuera consume muchísima batería y se hace de forma muy lenta, ya que los motores eléctricos no generan tanto calor en funcionamiento como los de combustión. Algunos coches comienzan a traer una bomba de calor (similar a mi aerotermia) que hace que se pierda menos autonomía, ya que la aerotermia es más eficiente que las resistencias tradicionales para trasladar el frío y el calor a donde es necesario dentro del coche.
  • El coche eléctrico te obliga a dar muchas explicaciones. La gente no entiende que el coche eléctrico lo recargas habitualmente en tu casa, no en los parkings de los supermercados.
  • El coche eléctrico contamina menos en cuanto emisiones de CO2 resultantes de su conducción, pero genera residuos con sus baterías cuando llega al final de su vida. Además, pesan un 25% más que los de combustión equivalente y eso genera residuos extra de neumáticos. Como contraprestación, se gasta mucho menos en pastillas de freno, que también son contaminantes.
  • Al contrario de los motores de combustión, un coche eléctrico consume menos en ciudad que en autovía. En condiciones de frío y subir un puerto de montaña en autovía, un coche eléctrico puede llegar a consumir el triple que en ciudad o llaneando en una comarcal a 90km/h.

¿Cuanto cuesta cargar un coche eléctrico?

Usando la tarifa supervalle de mi compañía eléctrica, hagamos unos cálculos para varios coches actuales.

  • Nissan Leaf 60kWh – 3€. Autonomia 385km, 300 autovia.
  • Renault Zoe 52kWh – 2.6€. Autonomia 380km, 313km autovía.
  • Volkswagen ID.3 50kWh – 2.5€. Autonomia 413km@90kmh y 271km@120kmh
  • Volkswagen ID.4 77kWh – 3.85€. Autonomia 500km, 306km autovia.
  • Ford Mustang Mach E 88kWh – 4.4€. Autonomia 610km, 400km autovia